Origen del Sitar

¿De dónde viene el Sitar?. ¡¡Descúbrelo!!

Historia del Sitar

El origen del Sitar y sus antecedentes aún hoy generan controversia entre historiadores y musicólogos.

Algunos estudiosos sostienen que los orígenes de este instrumento tan peculiar se remontan a la antigua Persia, situándolo en épocas próximas al siglo XI, siendo con posterioridad introducido en la india a través de los profundos lazos comerciales existentes entre las regiones. Según se cree, en este periodo se utilizaría este instrumento tanto fabricado artesanalmente como adquirido de segunda mano.

En cambio otros expertos en la materia sitúan la aparición de los primeros sitares hacia el siglo XIII, habiendo sido el inventor; Amir Jusru. 
El protagonista de esta historia, el señor Amir, fue una gran personalidad de la época. Fue un importante artista sufí que destacó en la música y las letras, llegando a ser un reconocido poeta. Nuestro célebre personaje trabajó como músico para la corte real durante el reinado de Alaudin Khilji, el poderoso sultán. 
Esta historia termina con el supuesto creador del sitar copando páginas de gloria en la histórica y el precioso sitar dando sus primeros pasos hacia el Olimpo de la música clásica Hindú. 

Cabe destacar que este breve relato no ha sido aún contrastado con datos históricos fiables que acrediten su veracidad. 

Otras teorías...


También circula, entre los expertos, la teoría de que el el origen del sitar estaría en las antiguas cítaras. Esta teorías está completamente descartada por las amplias diferencias que separan ambos instrumentos.

Cómo observamos este maravilloso instrumento esta rodeado de una mística especial que encierra enigmas y secretos. Lo que si es seguro, a tenor de los registros históricos, es que los Sitares tienen origen Indostánico, es decir en las civilizaciones Indoiranias.

En el transcurso de la historia, el Sitar se expandió por el norte de la India adornando los acordes de la tradición musical Hindi. Así mismo, el sitar está fuertemente arraigado en países que comparten parte de esta tradición cultural como son Pakistán y Bangladesh.

Más adelante, a partir del siglo XVIII, el músico de Sitar Masit Khan contribuyó profundamente al auge del instrumento convirtiéndose en el interprete más reconocido del momento, tradición que posteriormente continuaría su hijo Bahadur Khan.

La tradición musical Hindú

Hombres tocando el Sitar
La música clásica Hindú se remonta a muchos siglos atrás, como el origen del Sitar, y está integrada por una amplísima tradición poética, ritual y fundamentalmente vocal. El Sitar es una parte esencial y troncal de esta tradición musical, pero ésta es mucho más amplia que un único instrumento.

La música hindú, que principalmente se ha desarrollado en el norte de la India, es completamente diferente a la tradición musical occidental. Esta música oriental se fundamenta en la melodía y el ritmo y no en los acordes o la armonía como sucede con la música occidental. Por ello para comprenderla es imprescindible que dejemos de lado los conceptos sobre armonía y teoría musical clásica que manejamos en occidente.

El Raga

partitura raga
“EL RAGA” es el concepto en torno al que gira esta música oriental. Raga significa color y pasión. Esto ya nos indica el fuerte componente emocional que presenta esta tradición musical.
Un Raga es una combinación de 7 notas únicas o grados, que es como ellos las denominan, con un mínimo de cinco de estos grados o notas, que puede ser expresado en ordén ascendente o descendente variando los enfasis en la melodia y jugando con las salidas (Aroha) y caídas (Avaroha) de las notas.

Encontramos diferentes escalas o Thaats para expresar los diferentes estados de emoción, sentimientos, la noche, el día o las estaciones del año.
De esta forma vemos como cada RAGA se asocia a un momento determinado y sirve como vínculo con el mismo. 
Todo ello demuestra como esta tradición cultural impregna cada rincón de la vida  de las zonas en las que está arraigada. Se trata de mucho más que una combinación de sonidos, es una sofisticada forma de expresión que se ha transmitido entre generaciones y que consolida un sentir y una forma de aproximarse a la realidad.